Cerrar política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Estas en: INICIO / PORTADA
El Ayuntamiento
Ventanilla online
Actas
    Plenos
    Juntas de gobierno
Convocatorias
Trámites Administrativos
Ordenanzas y reglamentos
Subvenciones y Ayudas
Información
Empleo
Programaciones
Ordenanzas fiscales
Otros
  Boletín personalizado
  El Agua
El ciclo del agua
Atención al cliente
App del Ayuntamiento de Ejea
Fomento, Historia económica, Ayuntamiento Ejea de los Caballeros
Historia económica

La raíz histórica de la economía ejeana
Para explicar de dónde viene la economía de Ejea arrancaremos de la Edad Media, más concretamente desde los siglos XII y XIII. En este sentido, fueron dos los elementos claves de su estructura agraria, fruto del proceso de reconquista que los reinos cristianos emprendieron.



Uno fueron las áreas de regadío tradicional. Son aquellas zonas de tierra que se riegan de forma eventual mediante sistemas hidráulicos rudimentarios, fundamentalmente el sistema azud-acequia. Se extendían longitudinalmente a lo largo de los ríos y permitían un aprovechamiento intensivo de la agricultura. Aquí coexistieron terrenos de los ayuntamientos, es decir, públicos con otros de propiedad privada.

En cuanto a las áreas de secano, éstas se dedicaban a cultivos extensivos de cereales (trigo y cebada) y, sobre todo, a los aprovechamientos ganaderos de los montes comunales. Serán estas grandes zonas de secanos comunales las que se roturen al hilo de las necesidades económicas del crecimiento demográfico.

Comprobamos, pues, como la herencia del pasado de considerar a Ejea como una extensa plataforma agraria -agricultura y ganadería- arranca de muchos siglos atrás, aproximadamente desde el XIII. Esta estructura profunda, arraigada en la historia, se traspoló al siglo XX, con algunas transformaciones, pero también con elementos originales.

La evolución posterior vino marcada por las necesidades de la población, acuciada por el crecimiento demográfico. Desde la Edad Media hasta el siglo XIX tuvo lugar un proceso lento de roturación y puesta en cultivo de tierras, en su mayoría de propios y monte comunal. Es este proceso de larga duración el que dará lugar en nuestros días a las grandes extensiones de tierra cultivable.

Socialmente, este mecanismo produjo la concentración de la mayoría de la propiedad en pocas manos, que controlaban tanto la producción agrícola como la ganadera, esta última una actividad económica sumamente importante en Ejea durante la Edad Moderna y Contemporánea (siglos XVII, XVIII y XIX).

Por tanto nos encontramos ante la formación de una oligarquía agraria, fundamentalmente ganadera, que se gesta en el seno de una sociedad rural. Como es lógico, aquellos que dominaban la propiedad y la economía locales -en suma, el dinero- al final lograban controlar los órganos políticos, es decir, el Ayuntamiento. Estamos ante la constitución de una clase dirigente oligárquica -“el cacique”- dentro de una sociedad rural cerrada.

Como podemos ver, desde sus orígenes la economía de Ejea de los Caballeros tuvo una base totalmente agraria, que no tuvo el complemento de una diversificación económica. Además, las únicas intentonas industriales que se produjeron en los siglos XVIII y XIX se centraron en la comercialización de los excedentes agrícolas y ganaderos, y estaban en manos de personas foráneas, que se llevaban el beneficio empresarial fuera de Ejea. Por tanto, tampoco se creó una burguesía, que ejerciera el papel de motor empresarial, como ocurrió en otros lugares de España.

Resumiendo: en Ejea, la oligarquía agraria y política no se transformó en una burguesía mercantil, con lo que la actividad económica -centrada exclusivamente en la agricultura cerealista de secano y en la ganadería se estancó en parámetros de mera producción, dejando la comercialización, que es la que genera el valor añadido del producto, en manos de agentes externos.
El proceso de las transformaciones económicas
El panorama económico y social que hemos descrito anteriormente es el que poco más o menos presenta Ejea de los Caballeros hacia los comienzos del siglo XX. A partir de entonces entran en funcionamiento una serie de mecanismos y de procesos transformadores.

Podemos decir que se tratan de los elementos que introducen la Revolución Industrial en Ejea de los Caballeros. Dicha Revolución Industrial se originó en Inglaterra hacia finales del siglo XVIII, se extendió por Europa en el XIX y llegó a España hacia los años 1831-1840.

Pero dentro de España hubo zonas donde se implantó antes -en la periferia (Cataluña y País Vasco)- y otras después -la España Interior-, caso en que se encontró Aragón. Y ni siquiera dentro de nuestra región se equiparó la llegada de la Revolución Industrial, que se centró sobre todo en Zaragoza capital.

Con esto podemos ver el retraso secular que Ejea de los Caballeros tiene en cuanto a la implantación de la Revolución Industrial y de todos los factores de cambio que supuso. Desde el final del siglo XVIII hasta el comienzo del XX, instante en que se empiezan a notar los síntomas de cierto cambio económico, podemos comprender el lastre histórico que lleva la economía ejeana respecto a la del resto de Europa.

Explicando este marco general, podremos abordar ahora los distintos elementos que fueron modificando y modernizando la economía de Ejea, que había llegado al año 1900 con una estructura muy arcaica y agravada por el aislamiento de una zona rural muy mal comunicada.
 
También en: Twitter Picasa YouTube Facebook
Ayuntamiento de Ejea. Avda. Cosculluela 1.50600 Ejea. Tel. 976 677 474. Fax. 976 663 816